Artículos

El Paracetamol es la cura para el desamor y a pesar de que esto ya se sabía desde 2010, este año lo confirma un psicólogo de la Universidad de Kentucky.

En octubre de 2010 un grupo de neurocientíficos de la Universidad de California observó que el dolor emocional se manifiesta en la misma zona del cerebro que el dolor físico es por eso que concluyeron que era posible suministrar el paracetamol para curar el dolor de una ruptura amorosa.

Ahora seis años después es el psicólogo de la Universidad de Kentucky, Nathan de Wall, quien coincide en la teoría del 2010 y dice “…en el cerebro se activan las mismas áreas en una ruptura que cuando, por ejemplo, le cae una taza de café caliente encima”.

Es por ello que ingerir paracetamol ayuda a reducir la respuesta física y neuronal asociada al rechazo social que puede ser la pareja, familia o alguna amistad. “La investigación confirmó que en las personas que tomaron este compuesto, se reducía la actividad cerebral relacionada con el dolor. Los autores llaman a la precaución a la hora de ingerir medicamentos hasta que próximos estudios verifiquen sus resultados”.

Una de las principales causas es porque una de las fibras nerviosas principales está constituida por el nervio vago, la cual transmite por orden del cerebro distintas señales que llegan al corazón y al estómago. Estudios comprueban que ver fotos de la ex pareja o tener el recuerdo de ese abandono causan esa sensación.

Agencias

Por Ana Luisa Guerrero

Ciudad de México. 25 de julio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Vincular a los creadores del conocimiento y del desarrollo científico y tecnológico con los receptores es un factor indispensable para promover la competitividad. Es ahí que los procesos de transferencia de tecnología sean prioritarios para que las naciones transiten y se consoliden en economías basadas en el conocimiento, considera Edgar Buenrostro Mercado, académico del Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec). 

El doctor en ciencias sociales con mención en economía y gestión de la innovación, comparte con la Agencia Informativa Conacyt que la vinculación entre universidades y centros de investigación con los sectores productivos es uno de los factores para impulsar la competitividad del país a nivel internacional a través de incrementar el valor agregado de los productos.

En entrevista, el también profesor de este centro público de investigación explica que la transferencia tecnológica no solo consiste en entregar los productos generados por las universidades y centros de investigación a las empresas, sino que implica la cesión de conocimientos y técnicas asociados, manuales y capacitación, lo que representa la transferencia de conocimiento de un modelo de investigación a un modelo productivo.

Sin embargo, destaca que no existe una fórmula única para lograr que estos procesos se traduzcan en resultados efectivos. En México, a lo largo de los últimos años se han realizado diversos esfuerzos para lograr la vinculación entre las universidades y las empresas, ejemplo de ello son los clústeres científicos y tecnológicos, las oficinas de transferencia, los parques industriales y las incubadoras de empresas; siendo que cada una se adapta a las condiciones y necesidades del entorno del área económica y tecnológica a la que va dirigida.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué es la transferencia tecnológica?

Edgar Buenrostro Mercado (EBM): Debemos partir de un punto más atrás, entendiendo que la innovación no puede ser realizada por un solo actor, porque se ha vuelto tan compleja que requiere la participación e intercambio de distintos conocimientos.

La transferencia no es un capricho, sino un elemento necesario para las empresas y es un canal que permite a las instituciones de educación superior y centros de investigación ser un actor relevante en el medio en que se encuentran establecidos. Y es que una innovación no solo es sacar un nuevo producto al mercado, sino que también incluye una innovación de procesos, de distribución y marketing.

Si concebimos la complejidad de los procesos y cómo debe entenderse la innovación, vemos que no existe una receta para obtener una innovación.

Es a partir de ahí que entra la transferencia tecnológica, que implica no solo entregar los productos e innovaciones de las universidades y centros de investigación a las empresas, sino que implica la cesión de conocimientos que están asociados a esa tecnología.

AIC: Aunque no existen recetas, ¿hay elementos que propician este proceso?

EBM: Por supuesto, sí hay elementos que potencian la posibilidad de generar procesos de transferencia de manera más extensa, compleja y profunda.

Entre ellos está que las instituciones deben contar con un área especializada que se dedique a la vinculación con el sector productivo. En segundo lugar, que estas áreas deben contar con procesos estandarizados para atender las necesidades de los clientes, porque estas no necesariamente son las áreas en las que se está realizando la investigación, por lo que debe haber un proceso de adaptación para poder transferir y que debe estar regido por un proceso medianamente estandarizado.

Como tercer elemento debe contarse con personal que funja como un traductor entre la academia y la empresa, porque ambos actores hablan lenguajes totalmente diferentes, tiempos y finalidades distintas.

Por último, tenemos que ver las facilidades que tienen al interior de las universidades las áreas de transferencia, porque muchas veces carecen del reconocimiento que deberían tener por ser el agente que da salida a la investigación que se realiza.

AIC:  En época reciente han tenido auge las oficinas de transferencia de tecnología, ¿representan un avance?

EBM: No podemos generalizar. Tenemos universidades que desde hace unos años realizan un esfuerzo particular a través de su oficina de transferencia de conocimiento; así como los centros públicos de investigación que por su naturaleza han tratado de desarrollar procesos de vinculación y a últimas fechas han tratado de profesionalizarlos generando oficinas de transferencia tecnológica.

Un elemento que ha apoyado la transferencia han sido los programas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) enfocados en la transferencia, como el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), donde se promueve la vinculación de las empresas y los centros de investigación e instituciones de educación superior para el desarrollo de un proyecto de innovación.

Además, de manera regional se han generado esfuerzos, particularmente a través de los clústeres o los fondos mixtos que permiten impulsar este tipo de proyectos; incluso con la reforma a la Ley de Ciencia y Tecnología, que favorece que los investigadores y los centros públicos puedan ofrecer su tecnología y sus desarrollos a los agentes productivos, se buscó fortalecer estos procedimientos.

AIC: En esfuerzos de este tipo, ¿qué caso es emblemático?

EBM: Hay varios que se desprenden de arreglos institucionales, por ejemplo en Guadalajara se creó una institución intermedia que articula a las empresas dedicadas, en particular, a tecnologías de información y comunicación, que ha tenido un éxito relativo y que se ha mantenido a lo largo de varios gobiernos locales y nacionales.

También está el caso de Monterrey con el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PIIT), que es un arreglo institucional distinto en el que se agrupan en un lugar las instituciones académicas y de investigación y las empresas, con el fin de desarrollar innovaciones.

Por otra parte, hay casos como el de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que cuenta con la Dirección de Transferencia de Tecnología que evalúa, protege y gestiona las tecnologías desarrolladas en la institución con potencial de ser transferidas al sector público.

Hay varios casos que podemos plantear como relativamente exitosos, pero cada uno se encuentra adaptado a sus condiciones y eso lo tenemos que tener muy claro.

AIC: ¿Qué recomendaciones se harían a las instituciones que pretenden establecer oficinas de transferencia?

EBM: La primera es que se tiene que creer en la relevancia de la transferencia de tecnología. Los centros de investigación e instituciones educativas debemos entender que somos un actor que incide en el desarrollo de la región en la cual estamos insertos y eso debe reflejarse en la importancia que debe tener una oficina de transferencia tecnológica o de conocimiento, es decir, una agencia intermedia que permite la vinculación.

Para ver la entrevista completa, sólo tienes que dar clic aquí.

Además, la relevancia se debe reflejar en que se cuente con personal capacitado, y hay otra cosa muy importante, que es concienciar a los investigadores que deben propiciar la transferencia y se deben vincular con otros sectores de la sociedad, porque no es que no queramos vincularnos, sino que en muchas ocasiones no sabemos cómo hacerlo y no nos damos cuenta de la importancia que puede tener nuestra investigación.

AIC: ¿Qué ejemplos de éxitos de transferencia de tecnología han surgido de Infotec?

EBM: Tenemos varios. Afortunadamente hemos desarrollado expertise en esa cuestión. Uno de los casos más interesantes ha sido el bilirrubinómetro para medir los niveles de este pigmento, fue un trabajo desarrollado con una empresa, el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) e Infotec.

Consiste en la medición de la bilirrubina a través de la medición de la pigmentación de la piel. El CIO realizó lo relativo a la parte óptica, Infotec desarrolló el software necesario y la empresa contribuyó en el mecanismo, entonces se hizo un aparato desarrollado específicamente para las condiciones de piel de los mexicanos, porque los que se utilizaban anteriormente eran importados y diseñados para otras poblaciones. Fue así que se desarrolló un producto específico con financiamiento del PEI.

Dr. Edgar Buenrostro Mercado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons



Estados Unidos.- Una reciente grabación hecha por la Estación Espacial Internacional (EEI) podría haber revelado accidentalmente la palabra en código que la NASA utiliza para referirse a los ovnis, afirma en su canal de YouTube Scott Warning, un entusiasta de la ufología.

Según Warning, durante una de las transmisiones en vivo que la EEI realizaba, uno de los astronautas de la agencia espacial estadounidense hizo algunas referencias sobre 'Evangelio' al notar un extraño objeto en la pantalla.

"Se trata de una palabra que parece estar fuera de lo común para una conversación entre astronautas", agrega el bloguero.

Esto llevó a los entusiastas de los ovnis y teóricos de la conspiración a afirmar que la palabra 'Evangelio' (parte de la Biblia), es un código secreto para referirse a los extraterrestres.

Sin embargo, esta teoría ha sido rechazada por otros medios especializados en ufología.

La misteriosa luz que se puede observar en el video no es más que el "brillo del lente" de la cámara.

"No se dejen engañar por los mistificadores", señaló el portal UFO of Interest.

Agencias

Por Marytere Narváez

 

Mérida, Yucatán. 25 de julio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Blastbot y Domodule son dispositivos de software y hardware creados por la empresa yucateca Maker Lab para facilitar el control a distancia de diversos aparatos tecnológicos del hogar.

Desde una computadora o un smartphone, los dispositivos permiten encender o apagar las luces de un cuarto, el aire acondicionado o la televisión, con el fin de que el usuario cuente con mejores herramientas para la seguridad y el confort de su hogar.

Entrevistados por la Agencia Informativa Conacyt, Mario Hevia Villanueva, Rodrigo Méndez y José Ramón Bracamontes, integrantes de Maker Lab, señalaron que la empresa opera de acuerdo con un eje educativo y uno de desarrollo tecnológico y electrónica de consumo. En el primero, se ha desarrollado una plataforma de programación denominada Aquila, y en el segundo, se han creado los dispositivos Blastbot y Domodule. 

Domodule, una casa interconectada 

Domodule es un módulo universal de domótica —área relacionada con la automatización de casas para mejorar la seguridad y el confort de sus usuarios— que opera mediante un intercambio de corriente que puede utilizarse para cualquier aparato que se active con el paso de corriente eléctrica. Para su realización, contó con el Fondo de Emprendedores de Yucatán (Fondey) del gobierno del estado de Yucatán y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).
Mario Hevia Villanueva, Rodrigo Méndez y José Ramón Bracamontes."Es común que cuando una persona se va de viaje desee que parezca que haya gente en su casa para evitar algún robo. Con Domodule, lo que vamos a hacer es que el usuario pueda encender o apagar sus luces desde su teléfono, e incluso programar un determinado tiempo de uso", apuntó Rodrigo Méndez, responsable técnico del proyecto. 

El dispositivo está protegido por una caja pequeña que se instala dentro de la pared de una casa, como una instalación eléctrica, y se conecta con el aparato electrónico que se desee emplear debido a que es un módulo universal.

La caja tiene en su interior un par de interruptores Triax de estado sólido que permiten controlar dos aparatos al mismo tiempo. También tiene un regulador que se encarga de convertir la corriente alterna en la corriente eléctrica que requiere el sistema de control, que tiene un microcontrolador y un transmisor de radiofrecuencia que se encarga de comunicarse con Internet.

Ya que se instala el dispositivo, tiene que configurarse con un sistema de almacenamiento en la nube al que se puede acceder desde cualquier navegador sin costos adicionales. A través de la plataforma Aquila, este sistema se comunica con un pequeño hub (aparato que se conecta a Internet por medio de wifi o ethernet), lo que permite la conexión con los servidores del dispositivo, que tienen el control de la aplicación y el timing de los eventos.

"Estamos tratando de enfocarnos hacia los no clientes actuales de la domótica, gente que todavía no es consumidora de esta industria. Queremos llevar esta tecnología económica a cualquier persona y que sea capaz de instalarse fácilmente, con el apoyo técnico adecuado", señaló Mario Hevia, responsable administrativo del proyecto.

Conexión por puerto infrarrojo 

Blastbot tiene el objetivo de controlar cualquier aparato de transmisión infrarroja (televisión, aire acondicionado, reproductores de DVD), como un control remoto universal conectado con un celular o navegador de computadora y funciona mediante un módulo de wifi que tiene emisores infrarrojos. 

Un hogar inteligente

Para obtener más información sobre Blastbot, visita la página de Internet blastbot.io, donde también se encuentra la plataforma en línea cloud.blasbot.io.

"Cuando presiones un botón en el control remoto se enciende un pequeño LED que emite luz infrarroja a diferente frecuencia, y es lo que genera el comando para encender la tele o cambiar el canal. Blastbot se encarga de duplicar las señalas que emiten los controles remotos con la ventaja de que es un aparato que se puede instalar en un cuarto y controlarse desde Internet en cualquier lugar, a través de una plataforma en la nube", señaló Rodrigo Méndez.

La instalación se realiza al conectar Blastbot a un equipo de cómputo y solicita la creación de una cuenta para iniciar la configuración del dispositivo, que cuenta con un gran número de marcas y modelos disponibles en su base de datos. También se puede copiar el código que emite el control original para tener controles personalizados, así como crear y compartir controles con otras personas.

Simplificación de la plataforma de control

Maker Lab inició con el proyecto Aquila, cuando sus tres integrantes estudiaban el último semestre de la ingeniería en computación en la Facultad de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady). Al realizar un proyecto con microcontroladores para controlar una luz desde Internet, se dieron cuenta que era más complicado de lo que debería ser.

"Tenías que hacerlo todo desde cero, por lo que empezamos a plantear la idea de generar una herramienta para desarrolladores que facilite este tipo de proyectos y así se empezó a desarrollar lo que terminó siendo Aquila, que consiste en un conjunto de herramientas para el campo del internet de las cosas", apuntó José Ramón Bracamontes, director de operaciones de Maker Lab.

De acuerdo con Rodrigo Méndez, Aquila permite simplificar la comunicación inalámbrica, pues en lugar de buscar la dirección y el comando correspondiente, se realiza un proceso más abstracto al que denominan acciones y eventos.

"Cuando programas la lógica que va a tener tu controlador, que es básicamente el chip, lo que va en el cerebro del aparato, tú defines las acciones. Una acción para encender, una para apagar, y simplifica el código. Un evento es lo que le puede ocurrir al aparato, pues si es una aparato que tiene un botón, vas a emitir un evento que se llama botón presionado. En la interfaz que diseñamos eso es reconocido automáticamente, y una vez que programaste tus acciones en la interfaz aparece un botón para cada acción, lo que facilita muchísimo programar ese tipo de sistemas", apuntó.

En conjunto, Aquila, Blastbot y Domodule complementan una nueva oferta en el mercado de automatización de casas a nivel regional. Adicionalmente, se lanzó al mercado el producto Espino, una placa de circuitos electrónicos que utiliza un chip de wifi que permite programar fácilmente y conectar a Internet todos los aparatos que se encuentran en un área determinada, y es un complemento al sistema de comunicación inalámbrica de Aquila. 

"La idea es que si, por ejemplo, yo tengo un proyecto que quiero hacer para automatizar un invernadero, puedo utilizar cualquiera de las dos herramientas según se acoplen a mis ideas, y puedo utilizarla para crear un nuevo proyecto, como un sistema de riego conectado a Internet", agregó.

Además de desarrollar proyectos tecnológicos propios, Maker Lab ha colaborado con diversas empresas que buscan asesoría en las áreas que son de su especialización, como el internet de las cosas. De acuerdo con sus integrantes, Maker Lab tiene como fin realizar proyectos de automatización que puedan hacer más accesible este tipo de tecnología en el estado de Yucatán y conformar una comunidad de estudiantes, ingenieros y desarrolladores para promover el emprendimiento, las nuevas tecnologías y la innovación. 

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Twitter lanzó tres nuevas recursos que permitirán mejorar las transmisiones en vivo de la plataforma Periscope y optimizar las búsquedas y repeticiones de videos. Por un lado, mediante un código para incorporar desde Periscope, los usuarios podrán emitir transmisiones directamente en las publicaciones de Twitter. Esta herramienta ya es utilizada por medios internacionales como Huffington Post, Washington Post, Mic y El País.


Si un usuario no sigue a la cuenta que transmisora, puede encontrar la emisión mediante el uso de la etiqueta #Periscope y otras palabras claves relacionadas a la noticia o evento.

Herramientas.
La segunda herramienta presentada permite ver las repeticiones más destacadas, ya que en la aplicación de Twitter o Periscope habrá disponible un botón para reproducir segmentos en una guía de exhibiciones, que valora las repeticiones por búsquedas, cantidad de reproducciones o selección de la opción “me gusta”.


Por último, tercera incorporación de la red de social permite ver las reproducciones en vivo de forma automática, que por ahora estará disponible sólo para dispositivos que utilicen el sistema operativo Android.