Artículos


Por Janneth Aldecoa

Culiacán, Sinaloa. 10 de diciembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Enrútate, aplicación (app) móvil que busca facilitar el uso de transporte público en la capital sinaloense, ganó recientemente el primer concurso Simulacro de Tanque de Tiburones, realizado durante la segunda edición del evento Summit Empresarial Sinaloa 2016, por parte de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa (AMMJE), que preside Edna Fong Payán.

El Tanque de Tiburones conocido Shark Tank es un programa televisivo, transmitido en Estados Unidos, países de Europa y ahora también en México, que busca el apoyo de empresarios a ideas innovadoras. Consiste en que emprendedores exponen sus proyectos o productos y, de convencer, obtienen el financiamiento de empresarios.

En Sinaloa, el proyecto ganador fue el de Georgina Patrón Camacho, de 26 años de edad, llamado Enrútate. Se trata de una aplicación móvil que se encuentra disponible en iOS y Android, y facilita al usuario la utilización del transporte público al proporcionar la ruta de camión que debe tomar para llegar al destino deseado, y mediante un sistema de geolocalización puede verificar la proximidad de la unidad.

Enrútate compitió con otros 11 proyectos y obtuvo un premio de 180 mil pesos para expandir su presencia a otras ciudades de Sinaloa, así como la aceleración de su empresa en Silicon Valley por medio de TechBA, organización que apoya a empresas mexicanas de base tecnológica a hacer negocios con éxito en mercados globales.

Patrón Camacho dio a conocer que hasta el momento la app cuenta con nueve mil descargas y dos mil usuarios cautivos. Se encuentra sustentada por un modelo de negocios que georreferencia comercios.

“La app ubica los comercios y cómo llegar a ellos, estos dan incentivos a los usuarios para utilizar el transporte público, además genera información valiosa para los transportistas y el comportamiento del usuario”, explicó.

Enrútate surgió por la necesidad de Georgina Patrón Camacho de aprender a utilizar las diferentes rutas de camiones urbanos de Culiacán. Consideró que era necesaria la creación de una aplicación móvil para facilitar el uso del transporte público que, además, convocara a los transportistas a mejorar el servicio.

“Encontré que era difícil obtener información de las rutas: dónde tomar el camión y por dónde pasan”, explicó.

Durante el concurso, los “tiburones” o empresarios del Shark Tank cuestionaron a Georgina Patrón sobre los planes que tiene para la aplicación móvil para los próximos tres años.

“Deseo crecer la app en toda la República Mexicana, al menos, y convertirla en la plataforma móvil más importante a nivel nacional”, argumentó.

El recurso obtenido en el Tanque de Tiburones será invertido para su instalación en cuatro ciudades de Sinaloa: 30 por ciento será invertido en la infraestructura; 40 por ciento, en capital de trabajo, y 30 por ciento, en estrategias de posicionamiento.

Ahora tendrá como mentores a empresarios experimentados para llevar la aplicación móvil a otras ciudades del país.

La presidenta de AMMJE Culiacán, Edna Fong, comentó que esta es la primera ocasión en que se realiza un Tanque de Tiburones en Culiacán, y comienza apoyando un proyecto tecnológico e innovador.

“Este es un punto de encuentro para líderes que buscan transformar la manera de hacer negocios, de acuerdo con las nuevas tendencias globales. Es importante que el proyecto ganador haya sido además un proyecto innovador y tecnológico”, comentó.

 Summit Empresarial Sinaloa
01 (667) 752 1887

 

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.




Por Mercedes López 

Ciudad de México. 9 de diciembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Más de 30 años de trayectoria ininterrumpida, su destacada labor en los museos de ciencia y en el campo de la divulgación de la ciencia, fueron el motivo para reconocer el trabajo de la doctora Elaine Reynoso Haynes con el Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia "Alejandra Jaidar" 2016.

El galardón es otorgado por la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica (Somedicyt) a cargo de Patricia Magaña Rueda, presidenta de la sociedad, quien describió que este premio fue instituido por la sociedad en 1992, en reconocimiento a la entusiasta y generosa labor de la maestra Alejandra Jaidar como divulgadora y promotora de la divulgación en México.Doctora Elaine Reynoso Haynes.

“Alejandra Jaidar y el doctor Luis Estrada Martínez fueron los fundadores de la Somedicyt en 1986, ambos tuvieron una visión de largo plazo sobre la importancia de divulgar la ciencia a públicos amplios. Hoy la divulgación científica se ha constituido, no solo en el trabajo de muchas personas, sino que ha permitido la emergencia de una profesión con amplias posibilidades de desarrollo en todo el país”, resaltó.

La maestra Magaña Rueda afirmó que “la premiada es un ejemplo de esfuerzo por ser una profesional en este campo, pero además una de sus contribuciones centrales ha sido la formación de muchos jóvenes que desean hacer de la divulgación científica un proyecto de vida”.

Este premio se entrega anualmente con el apoyo de diferentes instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al trabajo individual realizado a lo largo de los años por un divulgador o divulgadora de la ciencia. Los candidatos al premio son propuestos por instituciones, asociaciones o grupos de personas.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Jorge Padilla González, expresidente de la Somedicyt, describió el premio como algo importante y que esta vez se le otorga a una profesional que fue presidenta de la sociedad en dos periodos y ha sido un pilar fundamental en la creación del museo insignia como es Universum, Museo de las Ciencias, además de tener un gran impacto en la formación de los divulgadores.

“Este tipo de premios es un reconocimiento a la capacidad que tienen las mujeres, en este caso Elaine ha sido líder en dos ocasiones y ese liderazgo se debe a la persistencia de ella, y también por las cualidades que tiene ha permitido que hiciera mucho en su gestión y que hiciera avanzar a la Somedicyt en su momento”.

La divulgación de la ciencia como pasión de la vida

La ganadora es personal académico de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM, estudió física en esa misma casa de estudios. Se incorporó, prácticamente desde sus inicios, a los programas que la UNAM tenía en divulgación científica.

Para escuchar más de la entrevista da clic aquí.

Ha colaborado en numerosos proyectos y programas museísticos de ciencia, donde sus aportaciones han sido fundamentales en el desarrollo de metodologías para la planeación y construcción de exposiciones, así como en los estudios de público; aspectos que han sido aplicados tanto en exposiciones permanentes como temporales.

“Este reconocimiento es para mí algo perfecto por varias razones, la primera porque es mi lugar de trabajo y donde he desarrollado gran parte de mi trayectoria académica; la segunda es por el homenaje que se le hizo al doctor Luis Estrada; la tercera porque tuve la oportunidad de reconocer y recordar a Alejandra Jaidar, y la cuarta por el 30 aniversario de nuestra sociedad”, afirmó emocionada la investigadora.

Enfatizó que la ciencia es parte de la cultura de los mexicanos y que estamos rodeados de cosas que tienen que ver con ciencia. “Los ciudadanos del mundo requerimos saber algo de ciencia para poder tomar decisiones y participar de manera responsable con acciones que tienen que ver con la ciencia y la tecnología”.

“México va muy bien en la divulgación, y en general Latinoamérica, al país le hace falta crear más espacios, llegar a más sectores de la población. En muchos estados del país ya tenemos bastantes divulgadores y programas de radio, pero debemos llegar a los estados donde no hay”, puntualizó.

¿Qué es la Somedicyt?
Es una agrupación de divulgadores, científicos, técnicos, periodistas, profesores, comunicadores y especialistas de diversas disciplinas que residen en todos los rincones del país.

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.




Por Armando Bonilla

Ciudad de México. 8 de diciembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- México podría encontrarse ante la última llamada para sumarse a la denominada economía del conocimiento, de lo contrario, el panorama en 30 o 40 años podría no ser muy alentador, consideró el director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza.

“El tema gira en torno a la economía del conocimiento, donde la industrialización de un país sigue siendo importante pero no basta (…) México podría sumarse a ella en los próximos 20 o 25 años, pero ahora sí es la última llamada, debemos subirnos o la inversión extranjera dejará de llegar debido a los procesos de automatización”, señaló en el marco de la mesa redonda Reflexiones sobre ciencia, tecnología e innovación, organizada por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Explicó también que los países que están logrando liderazgo en la actualidad, son aquellos que además de ser países industrializados, están ya en una dinámica de la economía del conocimiento, donde el conocimiento está directamente aplicado al desarrollo tecnológico, la innovación, las mejoras al sector empresarial y en términos generales al crecimiento económico competitivo.

“Es decir, son aquellos países que ya entraron en una espiral ascendente del conocimiento ligado a la economía (…) Hay países emergentes que ya han logrado avances muy importante en 25 o 30 años, así que México todavía puede sumarse a esto”, enfatizó.

El derrotero científico hacia la economía del conocimiento

El presidente de la AMC, Jaime Urrutia Fucugauchi, dijo que la mesa redonda, donde también participaron los embajadores en México, Akira Yamada, de Japón; Qiu Xiaoqi, de la República Popular de China; y Duncan Taylor, del Reino Unido, así como el coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de la Presidencia, Elías Micha Zaga, tuvo como objetivo central identificar las posibilidades que el sector científico y tecnológico tiene hacia el futuro.

Explicó que para lograrlo hay que tomar como referencia a los países que ya han logrado la transición de economías basadas en el mercado libre a las economías del conocimiento, tales como Japón, China y Reino Unido. Asimismo, su participación en la mesa, señaló, permitirá estrechar lazos. “La mejor manera de cimentar relaciones de largo plazo es la educación y la investigación”, señaló.

Japón y la sabiduría de su pueblo

Durante su intervención, el embajador de Japón en México, Akira Yamada, refirió que el desarrollo de su país luego de la derrota de la Segunda Guerra Mundial se basó en el aprovechamiento de los recursos humanos.

“La sabiduría del humano es lo más importante para nuestro país, ya que nosotros carecemos de recursos naturales. El pueblo japonés ha hecho muchos esfuerzos para construir y desarrollar la nación; en ese contexto, la ciencia y la tecnología han sido fundamentales”.

Añadió que para detonar el desarrollo científico y tecnológico, el rol de las empresas privadas es muy importante. “El gobierno debe dar importancia a la ciencia y tecnología, pero la colaboración entre el gobierno y el sector privado fortalece la inversión, esa ha sido una de las características en el modelo de Japón”, expresó.

China y su primavera de ciencia y tecnología

A su vez, Qiu Xiaoqi, embajador de la República Popular de China, recordó que su país ha experimentado un rápido crecimiento económico en las últimas cuatro décadas y consideró que lo ha logrado gracias a una política de reforma y apertura. “Hemos logrado un incremento promedio alrededor de 9.8 por ciento (…) Y con ello hemos iniciado una época que denominamos la primavera de la ciencia y la tecnología del país. Hemos logrado muchos avances muy importantes en materia de investigación, innovación, desarrollo de ciencia y tecnología y eso tiene que ver mucho con la importancia que atribuimos a este campo; incluso nuestro líder define la ciencia y la tecnología como la fuerza productiva más importante de la nación”.

Al respecto, explicó que el gobierno chino ha incrementado considerablemente la inversión en el área y hoy son una de las naciones con más recursos en el campo científico y tecnológico. “El año pasado Estados Unidos ocupaba el primer lugar en inversión con 450 mil millones de dólares y China se ubicó segundo con 230 mil millones de dólares”.

Reino Unido y sus esfuerzos por trasladar el conocimiento al sector productivo

Durante su intervención, Duncan Taylor, embajador del Reino Unido, expuso que la ciencia y tecnología significan un sector estratégico dentro de la política de su gobierno. “Estamos dando cada vez más importancia a la ciencia, la tecnología y la innovación y como ejemplo podemos decir que contamos con el cuatro por ciento de los investigadores existentes en el mundo; no obstante, estos producen alrededor de 12 por ciento de las citas académicas en el planeta”.

Dijo también que tal es el empuje que han dado al sector, que han logrado alrededor de 90 premios Nobel. Asimismo, destacó los esfuerzos de su gobierno para promover la creación constante de startups basadas en el conocimiento científico y tecnológico que están generando. “Dentro de Europa, Londres es la capital con más startups vinculadas al quehacer científico y tecnológico”.

Por último, señaló que como parte de la ruta que han seguido han trabajado fuertemente en programas para trasladar las invenciones desarrolladas por sus científicos hacia el sector productivo.

 

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.




Por Amapola Nava

 

Ciudad de México. 9 de diciembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Hace 452 años, desde las costas del actual estado de Jalisco, en lo que ahora se conoce como Barra de Navidad, zarpó una expedición de unos 500 hombres que culminó con la conquista de Filipinas. Como resultado, durante dos siglos y medio la Nueva España y Filipinas estuvieron bajo el mismo bloque de dominio de la monarquía hispana, lo que las llevó a compartir la misma lengua, religión y una diversidad de prácticas culturales.

 

El resultado de este intercambio se aprecia claramente en el país asiático, que ha incorporado en su identidad elementos como el maíz, el cacao o la piña. Pero también pueden observarse en la nación mexicana, en donde productos como el mango manila, el tamarindo y la palma de coco, son percibidos como propios por muchos habitantes del país, pero en realidad provienen de Filipinas.

Con el propósito de exponer las afinidades que estas dos naciones comparten, recuperar del olvido su historia común y recobrar los lazos que alguna vez unieron a estas culturas, fue presentado, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), el libro México y Filipinas: culturas y memorias sobre el Pacífico.

En él sus editores, Thomas Calvo y Paulina Machuca, reunieron una serie de textos de investigadores mexicanos y filipinos que ponen de manifiesto las similitudes sociales, geográficas, ecológicas y culturales entre los países; y que, gracias al esfuerzo de El Colegio de Michoacán (Colmich) y Ateneo de Manila University, pudieron consolidarse en una obra estéticamente atractiva.

El mensaje del libro es mostrar, con un lenguaje ameno, todos los intercambios exitosos que existen entre ambas naciones, explica Paulina Machuca, y narra cómo la primera vez que fue a Filipinas se sorprendió por la enorme cantidad de similitudes entre los países, al observar que las frutas, las verduras, algunas bebidas, incluso la veneración por la virgen de Guadalupe, eran características compartidas.

“Existe una historia común que no está en nuestra memoria actual, que se borró en el tiempo y que existe mucho antes que Manny Pacquiao”, comentó la investigadora del Colmich.

¿De Filipinas o de México? 

El intercambio entre México y Filipinas se realizó de manera intensa durante más de 250 años gracias al tránsito del Galeón de Manila, que cruzaba la enormidad del océano Pacífico para cambiar la codiciada plata mexicana por los tesoros del continente asiático.

Este intercambio material y cultural siguió su curso hasta 1821, año en que la Independencia de México dio pie a que Filipinas transitara del dominio del virrey de la Nueva España al control directo de España.

Pero esta separación no eliminó los rasgos que las naciones habían compartido por más de dos siglos. Y las naciones siguen compartiendo rasgos importantes.

De allí que en la cocina filipina se puedan descubrir ingredientes como el camote, el tomate y el chayote, todos ellos de origen mexicano. De igual forma, a la cocina mexicana se integran elementos como el tamarindo, el jengibre, el coco y algunas variedades de arroces, que llegaron desde Filipinas a bordo del Galeón de Manila.

Paulina Machuca expuso el ejemplo de la tuba, bebida fermentada elaborada a partir de la palma de coco, que los habitantes del estado de Colima consideran como originaria de su región y la han incorporado a su identidad, pero cuya técnica de elaboración fue importada de Filipinas.

Algunos de estos casos han llevado a verdaderas controversias, como el del mango manila, especie por la que se ha disputado la denominación de origen entre los países.

El intercambio en el idioma fue también significativo, pues en Filipinas pueden escucharse comúnmente palabras en español, pero también en lenguas originarias, como el náhuatl.

Por otra parte, en México empleamos palabras que provienen del país asiático, como ejemplo está el caso de “bolo”, que utilizamos para referirnos al puñado de monedas lanzado por el padrino de algún evento.

Otros ejemplos de objetos son los llamados cristos negros, o las imágenes de marfil que pueden encontrarse en el Museo Soumaya, en la Ciudad de México, detalló Víctor Kerber Palma, presentador de la obra.

“El rebozo de seda, tan característico de la indumentaria mexicana, tiene una fuerte influencia filipina en su diseño y elaboración. También está el caso de la guayabera, prenda que tiene una versión casi idéntica en Filipinas”.

Reencuentro 

Las relaciones diplomáticas entre México y Filipinas se recuperaron en el año de 1950, y para 1962, el presidente López Mateos visitó el país asiático, visita de la que surgió, en 1964, el año de la amistad entre las naciones. Pero para el 2014, como celebración de los 450 años de la unión de los países, el grupo de académicos dedicados al estudio de las relaciones históricas y culturales decidió celebrar un año de la fraternidad con un congreso de investigación, evento del cual nació el libro presentado.

El libro toca la historia de bronce entre Filipinas y México, pero trata de concentrarse en reconocer la herencia mutua que persiste hoy en día en ambos países.

Para Thomas Calvo, editor de la obra, acercarse académica y políticamente a Filipinas es de gran trascendencia, pues considerando las nuevas perspectivas de relación con los Estados Unidos es necesario generar nuevas alianzas económicas y culturales.

El investigador recordó que en 1564 se pensó que Filipinas podía ser la puerta hacia China, y el día de hoy en verdad se presenta como una opción para diversificar las relaciones del país.

Sin embargo, Thomas Calvo opina que el acercamiento económico todavía no es algo fácil, pues Filipinas y México no son economías complementarias, y al generar productos similares no pueden satisfacer por completo sus demandas mercantiles.

A pesar de ello, ambos países pueden obtener beneficios de sus posiciones geográficas y generar una plataforma en que toda América Latina pueda acercarse, primero, a los mercados del sudeste de Asia y luego a China y a Japón. Después de esto, es posible que las economías comiencen a volverse complementarias, comenta el investigador del Colmich.

“Es preciso volver a recobrar los lazos que una vez unieron nuestras culturas y con ello empezar a escribir la segunda parte de esta historia”, concluye Paulina Machuca.

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Por Montserrat Muñoz

Guadalajara, Jalisco. 8 de diciembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El Colegio Nacional, fundado en 1943 por decreto del entonces presidente de México Manuel Ávila Camacho, fue creado para constituirse como "una comunidad de cultura al servicio de la sociedad, en cuyo seno estarán representadas sin limitaciones las corrientes del pensamiento y las tendencias filosóficas, científicas y artísticas".

Sin embargo, con el paso de los años, la misión de El Colegio Nacional de servir al pueblo a través de las enseñanzas de los hombres y mujeres de ciencia miembros, se fue deslavando. La nueva generación que ahora dirige esta institución busca retomar el enfoque original para llegar al público joven de México.  

• ¿Deseas adquirir títulos de la colección Opúsculos?
Librería de El Colegio Nacional
Donceles 104, Centro Histórico, Ciudad de México, C.P. 06020

 (55) 5789 4330
libroscolnal.com
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el marco de la XXX Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), El Colegio Nacional presentó la colección Opúsculos, integrada por 10 brevísimos libros escritos por investigadores miembros. Estas obras son artículos de divulgación, ensayos, homenajes, pensamientos o textos derivados de conferencias por ellos dictadas en sus respectivas áreas de especialización.

Alejandro Cruz Atienza, director editorial de El Colegio Nacional, señaló que una de las estrategias para retomar el carácter de “nacional” de esta institución será emparejar esta colección al concepto de libros de canasta, con lo cual los Opúsculos serán distribuidos en bicicletas con canastones, a la usanza de los famosos tacos de canasta.

Las primeras cinco bicicletas visitarán universidades, preparatorias y plazas públicas de la Ciudad de México en busca de lectores. En un afán de hacer de la lectura algo aún más accesible, cada uno de los Opúsculos se ofrecerá en 30 pesos.

“[Queremos] que la cultura transite, pase de mano en mano, que la gente pueda llegar a ella. Estamos convencidos que es una forma en que El Colegio Nacional pueda conquistar otras plazas y otros públicos”, aseveró el director editorial.

Los libros llevan en la portada un color que determina el área bajo la cual están clasificadas: amarillo para ciencias sociales y humanidades; azul para ciencias exactas; rosa para artes y letras, y verde para ciencias biológicas y de la salud.

El primer tiraje contempló mil ejemplares de cada libro; se espera que durante 2017 se editen otros cinco títulos. Los primeros 10 Opúsculos ya están disponibles en su versión digital en la página www.libroscolnal.com

También en la presentación de esta colección, los miembros de El Colegio Nacional Ruy Pérez Tamayo y Luis Fernando Lara Ramos se dijeron a favor de esta nueva estrategia para proyectar la institución hacia nuevos públicos.

“Lo que se busca es alcanzar el máximo número posible de público que se pueda beneficiar con nuestras actividades. Ya no ser nada más para la élite académica, sino para el público en general”, comentó Pérez Tamayo.

En la FIL, Pérez Tamayo encontró uno de los mejores foros que El Colegio Nacional puede aprovechar para proyectar su nueva imagen, tanto por la trascendencia del evento como por la cantidad de gente que convoca y el tipo de público que atiende. “Me parece no solamente una magnífica oportunidad, sino una oportunidad muy rara. No hay muchas otras en la cual se pueda encontrar a un público tan absolutamente especial por su edad y por su vulnerabilidad. Le podemos afectar porque está abierto a la posibilidad de nuevos conocimientos”, dijo.

Probaditas de dos Opúsculos

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Ruy Pérez Tamayo, miembro de El Colegio Nacional desde 1980, compartió detalles del Opúsculo de su autoría, titulado Patología de la pobreza. A decir del investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), sus ensayos buscan dejar en quien lo lea una conciencia de las deficiencias que existen en los sistemas nacionales de salud pública.

“La existencia de estas diferencias en la capacidad económica de la gente se traduce en mayor enfermedad y muerte prematura. No se está atendiendo y no se hace desde hace mucho tiempo. Por eso es que yo usé ensayos míos escritos hace 20 años: la cosa sigue igual. [Estas enfermedades] ya deberían haberse eliminado. Sabemos cómo, tenemos los instrumentos para hacerlo”, afirmó.

Entre las enfermedades que el investigador enumera como endémicas de la pobreza se encuentra la desnutrición, fiebre tifoidea y amibiasis. “Otra es el alcoholismo, como resultado de la ignorancia. El alcohólico es un paciente y se muere de cirrosis hepática, que es una enfermedad que no se debería producir pero el alcohólico se la produce a sí mismo emborrachándose para olvidarse de la realidad, de esa pobreza”, sentenció.

Por su parte, el doctor Luis Fernando Lara Ramos, miembro de la institución desde 2007 y autor de Herencia léxica del español de México, señaló que su escrito busca acercar a los mexicanos con su lengua materna —93 por ciento de los mexicanos tiene como lengua materna el español.

Aprovechando su lugar como el único lingüista que ha formado parte de El Colegio Nacional, Lara Ramos se decantó en su Opúsculo por esparcir lo que él llama una “lingüística socialmente responsable”.

“Lo que yo he buscado ha sido impulsar una cultura de la lengua, es decir, acercar al público mexicano a una comprensión precisa de lo que es nuestro español, al fin y al cabo [somos] el país que tiene mayor número de hispanoparlantes en el mundo”, dijo.

El también investigador emérito despeja las etimologías falsas, analiza las complicaciones para llegar a una buena hipótesis etimológica y habla de un español desde sus orígenes mestizo, con el cual el público se puede identificar para ir haciendo cada vez más suya la lengua.

“Mi objetivo no es andar diciendo a la gente si esto está bien o mal dicho, mi objetivo es hacer que la gente aprecie su lengua”, añadió.

Los 10 primeros Opúsculos

1. Antonio Lazcano Araujo. Tres ensayos darwinistas

A través de tres textos, publicados con anterioridad en distintos medios de comunicación, el autor retrata la obra del naturalista Charles Darwin centrado en la selección natural, la herencia y el origen de la vida, estableciendo además una relación entre lo pensado por Darwin y los descubrimientos más recientes de la biología al respecto.

2. Diego Valadés Ríos. Los gobiernos de coalición en América Latina

En esta obra, el autor expone la evolución de las relaciones entre el poder ejecutivo y legislativo en algunos países de América Latina, así como el papel que han tenido las coaliciones entre partidos para lograr gobernabilidad en un país. Con énfasis en el caso mexicano, Valadés Ríos define el gobierno de coalición, su funcionamiento, sus formas ideales y sus efectos.

3. Miguel León-Portilla. México y América Latina

A través de ensayos, el historiador hace un recuento de la vida de los pueblos nativos de América Latina, contando el origen de estas comunidades y cómo se han enfrentado a los cambios que les suponen el contexto social, político y económico de los países donde habitan.

4. Homenaje a Miguel León-Portilla. Nonagenario Cuidam Dicata

El doctor Eduardo Matos Moctezuma celebra la vida y obra de León-Portilla con ocasión de sus 90 años, compartiendo los primeros acercamientos del historiador con el mundo indígena. Además hace un recorrido por algunas de sus obras, entre las cuales Literaturas indígenas de México y Tonantzin Guadalupe.

5. Luis Felipe Rodríguez Jorge. Telecomunicaciones

El único libro de la primera colección en el ámbito de las ciencias exactas. Este libro es compendio de definiciones de los principios de las telecomunicaciones, como las ondas y los sistemas electromagnéticos, así como las aplicaciones derivadas de estos principios: la telefonía, la telegrafía, el radio y la televisión.

6. Mario Lavista. Trece comentarios en torno a la música

Este opúsculo es producto de conversaciones entre el maestro y Alicia Sandoval Perea relativas a la música y sus conceptos, como la escritura musical, la partitura y la interpretación. El autor acompaña sus comentarios de un texto poético o literario alusivo al tema.

7. Lectores de Gabriel Zaid. Coordinado por Enrique Krauze

Con motivo del septuagésimo aniversario del poeta y ensayista, Enrique Krauze coordina un homenaje a Gabriel Zaid con textos de Julio Hubard, Fernando García Ramírez, Enrique Serna, Adolfo Castañón, Christopher Domínguez Michael y Humberto Beck, quienes desde su pluma analizan la obra del maestro.

8. Adolfo Martínez Palomo. De la amibiasis al zika

Artículos de divulgación sobre enfermedades infecciosas componen este breve libro. El doctor describe y desmitifica algunas de las patologías protagonistas de los problemas de salud pública, entre estos amibiasis, rabia, paludismo, Ébola y zika. Así también incluye estrategias para prevenir, combatir y erradicar estas enfermedades.

9. Luis Fernando Lara. Herencia léxica del español de México

El lingüista define el español como una lengua mestiza, que se ha visto enriquecido por cuantos pueblos y culturas han tenido contacto con él. Además da espacio a la etimología como parte del estudio del vocabulario de las lenguas, a los extranjerismos adaptados por el español y otros temas como el uso y desuso del vocabulario.

10. Ruy Pérez Tamayo. Patología de la pobreza

Cuatro ensayos conforman este opúsculo, que analiza la relación entre la pobreza y la enfermedad en el contexto mexicano, así como los retos que estos padecimientos representan para el sistema de salud pública.

Descargar fotografías.

Ver texto en pdf.


Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.