“Xalapa es una ciudad muy acogedora, muy bonita, una ciudad verde, donde se respira tranquilidad. Los niños juegan en los parques con una naturalidad que sorprende. Parece una pequeña película”, afirmó el quenista peruano Riber Oré, al término de su participación en el III Festival Internacional de Quenistas y Música Latinoamericana.

Junto con sus paisanos, deleitó a los xalapeños y turistas, a quienes ofreció su talento. “Vine a acompañar a Checho Cuadros y Petete, también músicos peruanos, y a Dore Muñoz, quenista colombiana. Siempre me llena de ilusión volver aquí, para mí es muy emocionante”.

Riber Oré, originario de Lima, Perú, de padres ayacuchanos, es concertista de guitarra, instrumento que toca desde los cuatro años de edad. Dice que “encantadísimo” volvería a Xalapa para la cuarta edición del festival y se mostró agradecido por la hospitalidad de los xalapeños, a quienes invitó a mantener viva esta gran fiesta de la música.

Destacó la presencia de artesanos mexicanos y de otras partes del mundo. “Esto es una fiesta de la lutería (arte de elaborar instrumentos musicales de cuerda, viento o percusión) y de la quena. Quienes quieran conocer más su trabajo como concertista de guitarra pueden consultar www.riberore.com.

Por su parte, Sergio Checho Cuadros, también oriundo de Lima, expresó que “venir a Xalapa por segunda vez ha sido una experiencia muy bonita, muy emocionante. La primera fue en 2014 en la primera edición del festival.

“La gente de Xalapa se incentiva mucho por la cultura y el compartir la música de una manera tan bonita y especial. Acá se apoya bastante la cultura y la música”, reconoció.

El quenista no duda en invitar a todos a conocerla: “Es una hermosa ciudad. Me hace recordar un poco el norte de Perú, por el clima y la gente hospitalaria, su rica comida, su gastronomía que ya pudimos degustar. Hay muchas cosas que visitar en Xalapa, lo recomendaría a todos”.