La Habana, Cuba.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió al Gobierno de Cuba que mejore su récord de derechos humanos luego de reunirse en La Habana con su homólogo Raúl Castro, quien criticó el "doble rasero" de Washington sobre el tema.

Obama, el primer presidente estadounidense en aterrizar en la isla de gobierno comunista en 88 años, aseguró que justamente las diferencias entre los dos países en materia de derechos humanos y democracia son el principal escollo para sellar el acercamiento entre los otrora rivales de la Guerra Fría.

Pero Castro se quejó de la manipulación política del tema en una rueda de prensa conjunta con Obama, quien llegó el domingo con su familia para una histórica visita.

Luego de un breve recorrido por el monumento al poeta y héroe cubano José Martí, Obama y Castro arrancaron muy sonrientes una reunión en el Palacio de la Revolución, que se yergue en una explanada decorada con relieves de los guerrilleros Ernesto "Che" Guevara y Camilo Cienfuegos.

Pero al terminar la reunión de poco más de dos horas, los ánimos no eran tan risueños.

A pesar de que Obama comentó la "franqueza y sinceridad" del encuentro, Castro reiteró que el acercamiento solo avanzará si Washington levanta el embargo y devuelve el territorio que ocupa una base naval estadounidense en el extremo oriental de la isla.

"Seguimos teniendo diferencias muy serias, incluyendo la democracia y los derechos humanos", dijo Obama.

Castro también subrayó las divergencias entre ambos países, apenas separados por 145 kilómetros, pero sostuvo que Cuba defiende los derechos humanos cuando garantiza la salud y la enseñanza gratuitas para todos los cubanos.

"Nos oponemos al doble rasero sobre los derechos humanos. Cuba tiene mucho qué decir y mostrar en esta materia", dijo Castro, contraatacando ante los reclamos de Obama.